5 Ejercicios Correctores Para Genu Valgo

Recomendamos este ebook que tanto está ayudando a enderezar piernas arqueadas!

 

El genu valgo es una enfermedad que ocasiona un tipo de deformidad en las rodillas, las cuales quedan algo arqueadas debido a una alineación anormal de la tibia y el fémur, y tanto niños como adultos pueden padecerla.

La persona que sufre esta afección no puede juntar o aproximar los tobillos apropiadamente, ya que las rodillas se tocan entre sí. Todo esto puede causar un tipo de molestia en el paciente y debe corregirse a tiempo.

Por suerte, en la actualidad hay una serie de ejercicios correctores que son de gran ayuda para solventar este tipo de problema.

Con estos ejercicios para genu valgo se pueden lograr resultados muy positivos y de forma natural, sin la necesidad de requerir una cirugía u otro tipo de tratamientos.

Vale la pena recordar que se debe acudir a un especialista, para que realice el diagnóstico pertinente y pueda recomendar los ejercicios correctores apropiados al paciente según sea su caso.

También hay que acotar que estos métodos o ejercicios dependerán del grado de avance del problema y las consecuencias que estén generando en el paciente.

Te invitamos a seguir leyendo para que conozcas más detalles sobre los ejercicios correctores para genu valgo.

Conoce los mejores ejercicios correctores para Genu Varum

En muchos casos en donde se presenta el genu valgo, solo bastará una serie de ejercicios correctores para de esa forma poder mejorar y corregir dicha afección, ayudando además con la estética de las piernas y rodillas.

Y es que, estos tipos de ejercicios correctores naturales, además de mejorar el físico de la persona, reducir ciertos dolores o molestias, también son apropiados para la autoestima del paciente.

En estos casos, se requiere no solo haber consultado con un especialista en el tema, sino también ser muy disciplinados con estos tipos de ejercicios para corregir el genu valgo, los cuales pueden tardar un tiempo en dar los resultados esperados.

Ahora es posible corregir este tipo de deformidad en las rodillas con los ejercicios que te indicaremos a continuación, los cuales son muy recomendados por expertos médicos.

Pasos laterales

Estos ejercicios correctores para genu valgo son muy sencillos de realizar y no te tomarán mucho tiempo de tu día.

Para iniciar, deberás ponerte de pie con una silla o un banco ubicado del lado derecho y con tus brazos frente al pecho. Luego, debes poner el pie derecho en el banquillo o la silla, presionar hacia abajo y levantar el cuerpo.

Recuerda que la pierna derecha debe ir paralela al piso y debes mantenerla de esa forma por unos segundos. Luego, baja y vuelve a repetir el procedimiento (unas 12 repeticiones por cada lado).

Sin duda, este tipo de ejercicio es muy beneficioso para tus rodillas y darás un gran paso para corregir este problema,

Estiramiento acostado

Otro tipo de ejercicios para el genu valgo, es el estiramiento estando acostados en una colchoneta, camilla o en tu propia cama. Así, podrás ayudar a las rodillas contra este problema que puede afectarte a diario.

Primeramente, acuéstate sobre el lado derecho y realiza un movimiento firme levantando la pierna izquierda hasta alcanzar un ángulo de 45%.

Deberás durar aproximadamente un segundo en esa posición, y luego procedes a bajas la pierna poco a poco. Repite el procedimiento 12 veces por cada lado.

Este tipo de ejercicios correctores es muy sencillo de hacer y no necesitarás de ningún equipo, e incluso puedes hacerlo por tu propia cuenta.

Presión de los abductores

Para este tipo de ejercicio corrector de genu valgo, necesitarás tener una pelota de fitball. Para iniciar el procedimiento, deberás ponerte de espalda o de lado de la pared. Luego, debes sostener la pelota contra la pared o de lado a la altura del abdomen.

Posteriormente, procede a levantar la pierna izquierda, dobla la rodilla y trata que el muslo se mantenga siempre paralelo al piso.

Deberás conservar esta posición por un segundo y repetir el procedimiento unas 12 veces, para que así puedas ayudar a tus rodillas con genu valgo, además de fortalecer los abductores.

Yoga

El yoga es un ejercicio corrector para este tipo de afección en las rodillas, lo cual puede mejorar la flexibilidad de las piernas y favorecer su correcta alineación.

Aunque las posturas del yoga suelen ser algo complicadas para principiantes, con mucha disciplina esta técnica arrojará buenos resultados para corregir el genu valgo.

Pilates

Con el pilates también se pueden corregir este tipo de problemas en piernas y rodillas, fortaleciendo además los músculos inferiores.

Puedes pedir la ayuda de un experto en esta técnica o incluso observar tutoriales para que aprendas por tu cuenta.

Con estos ejercicios correctores que te hemos indicado, podrás mejorar esta afección en las rodillas y ayudar a mejorar tu estética, salud, autoestima y tu vida cotidiana.

Recuerda que hay que tener mucha paciencia, disciplina y gran confianza, para que así estos tipos de ejercicios den los resultados que tanto desea el paciente.

Corregir Genu Valgo en niños

Antes de querer corregir el genu valgo infantil, hay que resaltar que estos casos suelen ser naturales debido al crecimiento de la rodilla en el niño.

Por ello, se recomienda primeramente asistir a un especialista que indique los pasos a seguir y qué tipos de tratamientos correctores se deben aplicar (si es el caso).

Y es que, en muchas ocasiones, el problema de las piernas o rodillas arqueadas en los niños se corrige naturalmente entre los 3 y 8 años de edad, sin la necesidad de aplicar ningún tipo de tratamiento.

Este tipo de arqueamiento en los más pequeños, se suele incrementar cuando empiezan a andar (siendo esto muy visible), pero luego este problema puede empezarse a corregir adecuadamente.

Es importante recordar que algunos ejercicios correctores para genu valgo, también son adecuados para infantes en caso de requerirlos, obviamente serán ajustados a su corta edad.

Para los casos de genu valgo en niños con raquitismo, malformaciones hereditarias o la enfermedad de Blount, puede que se requiera de un corrector ortopédico o inclusive una posible cirugía para corregir el problema definitivamente.

Deja un comentario