El Genu Valgo en adultos – ¿Cómo Enderezar Piernas Chuecas?

¿Qué es el Genu Valgo en adultos?

El Genu Valgo en adultos o piernas chuecas es una deformidad o alteración ortopédica. Se caracteriza por el hecho de que las rodillas se juntan hacia adentro en forma de X, por ello, también se le denomina rodillas en X. En este sentido, las piernas se desvían hacia afuera en relación al muslo, esta es la razón por la cual la persona es incapaz de aproximar sus tobillos estando de pie, ya que las rodillas se juntan y chocan entre sí, provocando la separación de los tobillos.

Otra forma de piernas chuecas o deformidad en las extremidades inferiores es la denominada Genu Varo, que se diferencia del Genu Valgo porque las piernas se arquean hacia afuera, por ello, también se le conoce como rodillas en forma de paréntesis.

Tanto el genu valgo como el genu varo pueden afectar a las dos piernas, pero cuando la afección solo es en una de ellas, puede ocasionar una disparidad en la longitud, es decir, tener una pierna más larga que otra. A esto se le denomina dismetría de las extremidades inferiores.

Luego de leer la definición del genu valgo, te estarás preguntando ¿Cómo corregir mis piernas chucas? ¡No te preocupes! En este artículo te diremos cómo hacerlo, ya que gracias al avance científico hay varias técnicas y métodos para corregirlas.

A continuación, te proporcionaremos más información sobre esta deformidad, para que puedas estar atento(a) a los indicadores de las piernas chuecas.

¿A partir de qué edad se diagnostica el Genu Valgo?

Durante la infancia, es normal que se presente esta deformidad en niños y niñas entre los 4 y 5 años de edad. Las piernas chuecas o rodillas en X suelen desaparecer durante el desarrollo evolutivo, entre los 6 a 7 años de edad. Si a partir de los 7 años no desaparece, y durante la niñez no se realiza un tratamiento, se estará gestando de forma progresiva el genu valgo en adultos.

¿Cuáles son las causas del Genu Valgo en adultos?

Existen varias causas por las cuales se presenta la deformación de rodillas en X o piernas chucas. A continuación, te mencionaremos las más frecuentes:

  • Herencia familiar: Se presenta cuando hay una tendencia y antecedentes familiares a tener las rodillas en forma de X.
  • Obesidad infantil: En niños y niñas obesas la incidencia del genu valgo es mayor, si se les compara con aquellos sin sobrepeso que tienen la misma edad. Esto se debe, a que el exceso de peso aumenta las probabilidades de alteraciones a nivel muscoloesquelético.
  • Postraumática: Si se produce una fractura en el fémur, en la tibia, o una lesión del menisco externo. Lo que ocasiona la deformación progresiva de la pierna hacia afuera.

¿Cuáles son las consecuencias del Genu Valgo?

Las piernas chuecas o rodillas en X pueden tener consecuencias en diversos ámbitos de la vida de la persona. Por esta razón, a continuación mencionaremos algunas:

Consecuencias físicas:

  • Si el Genu Valgo no desaparece luego de los 7 años, y persiste durante la edad adulta, se presentará un problema en el eje mecánico. Este paulatinamente irá afectando primeramente a las rodillas, y luego en cadena otras partes del cuerpo, como los tobillos y las caderas. Esto se debe a que la sobrecarga se concentra en el compartimiento externo de la rodilla.
  • En las personas adultas jóvenes suelen producirse lesiones en el menisco externo y en el cartílago lateral del fémur. Mientras la artrosis suele ser una consecuencia que generalmente se presenta en adultos mayores.
  • Inestabilidad ligamentosa: Los ligamentos de la rodilla progresivamente se estiran y dejan de sujetar la parte interna de la misma. Esto genera un desequilibrio en las rodillas, lo cual puede obstaculizar la corrección de la deformidad.

Consecuencias psicoafectivas:

Las personas con una deformidad en las extremidades inferiores, pueden presentar problemas de autoestima y de aceptación de su imagen corporal. De igual forma, pueden tener sentimientos de frustración y rechazo.

Consecuencias sociales:

Tener piernas chuecas podría limitar a las personas a realizar actividad física, lo cual puede ser una causa para el desarrollo del sedentarismo y obesidad. Esto no solo se convierte en un problema estético, sino que también afecta la calidad de vida de las personas, por no encajar con los estereotipos sociales.

Tratamiento para corregir el Genu Valgo en adultos

El tratamiento para corregir las rodillas en forma de X, va a depender de la edad, la gravedad y evolución de la deformidad. Debido a que cada persona tiene características particulares, los adultos deberán consultar con un especialista, para planificar el tratamiento adecuado de acuerdo a su caso.

Corrección de casos leves:

Cuando la deformidad no es muy grave, es decir, cuando no está en un periodo avanzado, se recomienda usar plantillas correctivas. Estas pueden ser personalizadas, de acuerdo a las especificaciones del especialista.

El uso de plantillas correctivas podría estar acompañado de un trabajo de refuerzo y reequilibración muscular. Esto permitirá compensar el peso y, por tanto, producir una desactivación de la lesión por sobrecarga.

Corrección de casos intermedios:

En aquellos adultos jóvenes con lesiones externas leves y genu valgo, se recomienda una intervención quirúrgica. La operación se denomina “Osteotomía de fémur u osteotomía distal de fémur normo-correctora”. Consiste en añadir una cuña de hueso en el fémur, para que el eje mecánico (eje del peso corporal), tenga una comunicación simétrica con la rodilla, y evitar o paralizar la aceleración del desgaste precoz.

Para poder someterse a esta intervención, el paciente debe contar con las siguientes condiciones:

  • Tener un adecuado peso corporal
  • Ser una persona activa
  • El cartílago lateral y los ligamentos de la rodilla deben estar en buen estado.

Corrección de casos graves o avanzados:

En aquellas personas que presentan genu valgo avanzado, y que está asociado a artrosis, el tratamiento consiste en la colocación de una prótesis. Las rodillas en X con artrosis, producen inestabilidad, por lo que se utilizan unas prótesis especializadas para esta alteración.

Las prótesis corrigen el eje mecánico, sustituyen la articulación y la función de los ligamentos inoperativos. Su función es sujetar, y se fijan al hueso de mayor proporción.

Deja un comentario